lunes, 26 de mayo de 2014

TARJETAS DE ONOMATOPEYAS

ACERCARNOS AL LENGUAJE ORAL A TRAVÉS DE LAS ONOMATOPEYAS

Hoy quería presentaros una sencilla actividad que trata de acercar a un alumno al lenguaje oral. Sabemos que algunos alumnos con necesidades educativas especiales asociadas por ejemplo a TGD (Trastorno Generalizado del Desarrollo) presentan dificultades en la comunicación oral. Para hacer un trabajo en este campo, no podemos pretender que el niño verbalice una frase completa de forma espontánea sin  más, antes tenemos primero que motivarle y crearle necesidades que pueda cubrir a través de diferentes estrategias comunicativas. Igualmente importante es realizar juegos o actividades donde se involucre el sonido que podemos hacer con la boca, usando sílabas de forma divertida y lúdica. 
En el juego simbólico podemos improvisarlas fácilmente, por ejemplo cuando acunamos a un muñeco y le decimos "eaeaea", le damos un beso, "mua mua" o cuando hacemos que comemos "ñam,ñam", o cuando jugamos con los coches y los hacemos pitar o chocar "pi-pi", "pum". 
Pero también podemos hacernos unas tarjetas con imágenes que llamen la atención del alumno y que cada una de ellas, represente un sonido o una onomatopeyas.

Aquí os presento unas tarjetas que elaboré para trabajar con un alumno de 3 años TGD, que comenzaba a expresar sonidos en los diferentes juegos dirigidos que realizábamos, y además respondía muy bien cuando yo de forma espontánea, realiza otros distintos. Deciros que las imágenes fueron encontradas en el buscado de google imágenes. Simplemente pensaba en la onomatopeya que quería trabajar y buscaba un objeto o personaje que pudiera hacerla. Como veis en las fotos, en una de las partes aparecen las imágenes y en la parte de atrás escribí con letra (aprovechando también el aprendizaje de la lengua escrita) cómo se lee. De esa manera puedo trabajar no solo esa cercanía al lenguaje oral, sino también al escrito.

Con mi alumno, colocábamos las tarjetas en la mesa, contándolas (así también recordábamos los números) y mirábamos las fotos. Por turnos íbamos cogiendo la que más nos gustaba e íbamos haciendo el sonido. Después le dábamos la vuelta y veíamos cómo se escribía, incluso lo intentábamos en un folio o en la pizarra, según el día. Otras veces las poníamos mirando las letras y leíamos el sonido y lo hacíamos o imitábamos. Otras veces, las dejábamos puestas en el corcho de la clase y cuando planteábamos un juego con muñecos, o con otros objetos, creaba situaciones donde tuvieran que aparecer estos sonidos. En el caso de que el alumno no hiciera el sonido, nos acercábamos al corcho y señalaba la tarjeta mientras hacía el sonido para que lo relacionara y pudiera hacerlo. 
Estos son solo unos ejemplos de actividades para trabajar los primeros indicios de lenguaje oral, pero seguro que a vosotros también se os ocurren otros muchos. Si os ayuda esta idea para arrancar, sería fabuloso. Espero que os haya gustado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada